15/2/13

¿Cómo está Josué?

Desde el cierre del Blog “Josué Libertad” algunas personas se han dirigido a nosotros para preguntar por la situación actual de Josué, por lo que aprovecharemos para recapitular sobre su situación durante estos años y su estado actual.

El pasado 11 de febrero de 2013 Josué cumplió 5 años y 3 meses privado de libertad. Tras los sucesos ocurridos en la estación de Metro de Legazpi, Josué Estebanez fue ingresado en la prisión militar de Alcalá Meco en prisión preventiva sin fianza en espera de juicio.

Al finalizar su contrato en el Ejército fue trasladado al Centro Penitenciario de Madrid II, también en Alcalá Meco. En esta prisión junto con otro camarada que estaba preso empezó a prepararse para las Pruebas de Acceso a la Universidad, y estando en esta cárcel tuvo lugar su juicio en septiembre de 2009, cuya sentencia a 26 años de prisión se conoció en octubre de 2009.

En enero de 2010, con nocturnidad, alevosía y sin previo aviso fue trasladado al Centro Penitenciario "Puerto de Santa Maria III" en Cádiz, la prisión en territorio peninsular más alejada de la localidad de residencia de su familia. Posteriormente los funcionarios adujeron que se había tratado de un “error” pero lo cierto es que no le dejaron recoger sus libros de estudios ni la totalidad de sus pertenencias, y tuvo que ser otro compañero quien las recogiese el día después del traslado antes de que las tirasen, par hacérselas llegar posteriormente a su familia

En el Centro Penitenciario "Puerto de Santa Maria III" los funcionarios le aplicaron el régimen FIES más estrictamente que anteriormente, lo que suponía que podía ser arbitrariamente trasladado de celda, galería o módulo cuando los funcionarios sospechaban que había trabado amistad con otro interno, lo que dificultaba su normal relación dentro de la cárcel y buscaba influirle psicológicamente. Además de esto también se le restringió el número de cartas que podía recibir y enviar cada semana, con el fin de aislarle del exterior.

En Abril de 2010 el Tribunal Supremo examinó el recurso presentado por la defensa y confirmaron la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid.

Tras el arbitrario traslado a Cadiz, Josué solicitó el traslado al Centro Penitenciario El Dueso en Cantabria, para poder estar más cerca del lugar de residencia de su familia, pero en noviembre de 2010 fue trasladado a un centro penitenciario en Asturias, a tres horas en coche de donde reside su familia.

En este centro penitenciario permanece en la actualidad, donde la situación respecto a conflictos entre internos, masifiación o trapicheos de drogas es menos problemática que en un centro penitenciario normal con presos comunes. Esta prisión tiene reglas internas diferentes a otros centros penitenciarios, lo que por ejemplo supone que los internos tienen prohibido tener contactos con personas del “ámbito marginal o delincuencial” tanto por correspondencia, teléfono o visitas, lo cual para Josué se ha ampliado a personas del ámbito político. Debido a ello  no se le permite recibir correspondencia que no sea de su familia, ni tener libros de contenido “político” aunque sea mínimo, ni música de grupos patriotas. El incumplimiento de estas normas puede suponer la expulsión de este centro penitenciario y su traslado a otro.

De este modo Josué en la actualidad solo puede contactar y recibir visitas de su familia. Josué tiene intención de retomar la preparación de las Pruebas de Acceso a la Universidad para poder estudiar en el futuro una carrera universitaria a través de la UNED.

Los gastos relativos a la defensa legal han quedado ya pagados, excepto la presentación de un recurso que se esta estudiando ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Al no tener ingresos propios, Josué depende de lo que le ingresa su familia en la Cuenta de Peculio. Como os podéis imaginar la comida dentro de un centro penitenciario no es la mejor ni la más abundante, por lo que es necesario complementarla con los productos del economato, donde también se adquieren productos de higiene básicos. Otro de los gastos habituales son las tarjetas telefónicas para llamar a teléfonos fijos y teléfonos móviles. Por lo general el máximo importe que se puede gastar de esta cuenta de peculio está en 260 euros al mes, que solo con las tarjetas telefónicas y comprar comida ya se lleva una buena parte de este importe. Por ello son muy importantes las campañas como la Lotería y otras que se han realizado para reunir fondos, con el objetivo de intentar ayudar a que la cobertura de estos gastos dentro de la prisión no suponga una carga económica para su familia.

4 comentarios:

  1. Confiemos que ese recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sea lo más positivo posible para Josué, y que desde allí valoren lo que desde aquí deberían de haber hecho.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo15/4/13 8:14

    Gracias por la información, Josué libertad.

    ResponderEliminar
  3. Para ponerme en contacto con algun familiar o quien lleve lo de los donativos, donde tengo que escribir? Josué libertad, Saludos

    ResponderEliminar
  4. Josue liberta, y tenngo que decir que yo en su puesto tampoco me hubiera jugado la vida, antes de que te hagans daño azlo tu, Viva España Camaradas.

    ResponderEliminar