29/1/13

La desarmada 'banda armada' de Nápoles

Los imputados tras las detenciones y registros en la ciudad de Napoles y localidades vecinas a militantes y ex-militantes de Casa Pound son en total 38.

Gran parte del material acusatorio se ha obtenido mediante una autorización de intervención de las conversaciones basada en la hipotesis de la comisión del delito de "asociación subversiva con finalidad de terrorismo" (el famoso articulo 270 bis introducido en el codigo penal italiano en plena emergencia del terrorismo político, la denominada ley Cossiga que posteriormente fue repudiada por el propio autor de la ley) pero en vista de las pruebas el propio magistrado encargado del caso ha llegado a la conclusión de que la acusación de ese delito no tiene fundamento y lo ha modificado por el tradicional acusación de "asociación subversiva" y "banda armada".

Una prueba de que esta operación estaba en la reserva a la espera de un momento oportuno, como ha sido la presentación oficial de las candidaturas de Casa Pound en toda Italia, es que entre los supuestos participantes de esta "banda armada" y "asociación subversiva" estaba Antonio Torre, un histórico militante del MSI, Terza Posizione y ex-dirigente nacional de Forza Nuova que falleció el pasado dia 15 de diciembre. Por lo que parece la policía no seguía demasiado de cerca a esta peligrosa banda armada o no han tenido tiempo de informar al juez para que esta persona no figurase entre los imputados y las ordenes de registro.

Otro aspecto que llama la atención en este caso es que según los manuales de derecho, el delito de "banda armada" (introducido en el Codigo Penal italiano) para combatir las bandas de delincuentes) es calificado como delito según sea el fin de la supuesta banda. El delito de "asociación subversiva" fue irónicamente introducido en la epoca fascista, para definir  como criminales las asociaciones de anarquistas, socialistas y comunistas que hacían oposición violenta al regimen, y probablemente este sea el único delito al que tengan que hacer frente los acusados, ya que para el delito de "banda armada" existe una amplia jurisprudencia respecto al armamento que se considera incriminatorio, y en este caso solo se han intervenido dos pistolas del calibre 9x21 en posesión de un ex militante de Casa Pound, y dos petardos con un contenido total de 264 gramos de pólvora, no entrando los peligrosos mastiles de pvc para banderas en esta valoración. Y este es todo el armamento intervenido a la "banda armada" a la que supuestamente pertenecían 17 personas más el camarada fallecido, lo cual no tiene ninguna consistencia. Respecto a las supuestas agresiones y lanzamiento de cócteles molotov contra un centro social, delitos todavía no probados, no son conductas típicas de los grupos que han practicado la lucha armada sino que se enmarcan genéricamente en la difusa practica de la violencia política.

Las grabaciones de audio dentro de la sede social según la policía han permitido reconstruir con cierta precisión la composición del grupo humano responsable de ciertos episodios, pero la acusación, en lugar de juzgar estos actos individualmente se ampara en la “continuidad temporal de la practica de la violencia” para argumentar la naturaleza permanente de la organización, lo cual supone cierta discriminación ya que los acusados efectivamente estaban en una organización, pero no criminal, sino en una organización de promoción social como es Casa Pound, debidamente registrada y legalizada, y realizaban reuniones dentro de su sede social. Pero respecto a los cargos que se puedan plantear a raíz de estas grabaciones hay un problema, ya que la ley solo autoriza las grabaciones para probar la responsabilidad penal en casos graves, como lo era el cargo inicialmente planteado de "asociación subversiva con finalidad de terrorismo" o contra organizaciones mafiosas, pero no para los cargos que se han planteado posteriormente al descartar el inicial, por lo que podría darse el caso de que estas “pruebas” fuesen desestimadas.

Otro aspecto que parece algo contradictorio es que enfrente de la sede de Casa Pound Napoles, en el otro lado de la acera, hay un centro social de izquierda que lleva muchos años ocupado, y donde viven dos viejos militantes de izquierdas, que nunca han tenido ningún problema con esa supuesta peligrosa banda armada que tenian como vecinos.

También llamo la atención que no se haya tomado ninguna medida tras las numerosas agresiones y amenazas recibidas a manos de los antifascistas, se ve que estos no son una “asociación subversiva” aunque organicen manifestaciones ‘espontáneas’ como la que se puede ver en este video http://www.youtube.com/watch?v=rf2jsqmoNqI para atacar a unas personas del Blocco Studentesco que repartían octavillas, ocurrida en fechas en las que los militantes de Casa Pound estaban bajo investigación.

Michele Florino, ex senador por el MSI y por Alleanza Nazionale y padre de Emmanuela Florino, la responsable regional de Casa Pound y una de las personas bajo arresto domiciliario declaró: "Todo esto me parece un montaje aberrante por parte de la fiscalia. Mi hija es ajena a cualquier acción digamos "irregular". Ella solo pensaba en la organización política del movimiento. A estos jóvenes les han tratado y calificado como si estuviésemos en los años 70, en los 'años de plomo', pero yo he vivido aquellos años y eso era otra historia [...] A mi hija su actividad política le ha costado numerosas agresiones, como la que sufrió en la Universidad Federico II, la cual tuvo que dejar y matricularse en otra para que la dejasen en paz." También comento algo sobre las posibles simpatías comunistas de algunos jueces y terminó declarando "La peor dictadura es una dictadura de los jueces".

El líder de Casa Pound Italia, Gianluca Iannone, al comentar sobre la investigación de la Fiscalía de Nápoles declaró: “Las detenciones realizadas esta mañana por parte de los Carabinieri hacia algunos miembros de CasaPound Italia son detenciones a contrarreloj: lo demuestra la sincronización de los tiempos mediante la cual una investigación que comenzó hace casi dos años llevó a la ejecución de unas medidas cautelares pocas horas despues de la admisión de las listas de Casa Pound en estas elecciones”. “Por supuesto, para sostener acusaciones de tal calibre, se ha tenido que recurrir a la infame estratagema de acusación de ser una asociación con fines delincuenciales – Añade Ianone - acusación absolutamente absurda para cualquiera que conozca mínimamente nuestra asociación como lo demuestran los resultados negativos de todas las investigaciones que se realizan hoy en contra de nuestros activistas. Una acusación que parece decisiva por tanto para justificar la adopción de medidas que son claramente desproporcionadas, pero necesarias, evidentemente, para impedir a Casa Pound  Italia el afrontar la campaña electoral con la debida tranquilidad y en condiciones de igualdad respecto a otros partidos y movimientos. En cualquier caso - concluye Ianone- no van a tener éxito”.
Las leyes penales italianas no permiten la libertad bajo fianza, por lo que probablemente los dos arrestados en prisión cautelar tengan que pasar una temporada en la carcel antes del juicio, si bien cabe la posibilidad de que pasen a arresto domiciliario como han solicitado sus abogados basandose en la poca relevancia de las pruebas aportadas.

Se espera la respuesta por parte del juez en 10 dias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario